Los fletes se definen como los medios de transporte que tienen como objetivo el traslado de mercancías, desde un punto de producción o distribución a otro. Los fletes pueden transportar una gran variedad de productos en el mercado, por lo que utiliza diferentes tipos de vehículos con características específicas, de acuerdo con las necesidades.  

Los tres tipos de fletes que existen, se definen por el medio de transporte que utilicen para trasladar los productos: terrestre, marítimo y aéreo. Si bien, las entregas pueden ser locales, estatales, nacionales o internacionales, el precio de cada uno depende del peso y el volumen de lo que se desea transportar.

Transporte terrestre

Esta es la alternativa más común y de bajo costo. Se utiliza para distancias relativamente cortas y permite la entrega de puerta a puerta. Puede utilizarse en alimentos perecederos, debido a las tecnologías en almacenamiento y conservación.

Transporte marítimo

Este es el flete más utilizado en el comercio internacional de mercancías. Por lo general, son mercancías secas, no perecederas y que no se requieren consumir de manera inmediata.  

Transporte aéreo

En este tipo de transporte, como su nombre lo indica, se utiliza aviones de carga. Es de gran importancia en la globalización y representa la mejor opción en mensajería o traslado de mercancías urgentes como productos farmacéuticos.